Eshu
1 2 3 4 5

Proverbs

Ifa says:
'If a Dog Has a Man to Back Him He with Kill a Baboon'

Slideshow

Bing Translate

Login Form

Olokun

OLOKUN (oni-okun, he who owns the sea), “Lord of the Sea,” is the sea-god of the Yorubas. He is one of those who came from the body of yemaya.

As man worships that from which he has most to fear, or from which he hopes to receive the greatest benefits, the inland tribes pay little or no attention to Olokun, who is, however, the chief god of fishermen and of all others whose avocations take them upon the sea. When Olokun is angry he causes the sea to be rough and stirs up a raging surf upon the shore; and it is he who drowns men, upsets boats or canoes, and causes shipwrecks.

Olokun is not the personally divine sea but an anthropomorphic conception. He is of human shape and black in colour, but with long flowing hair, and resides in a vast palace under the sea, where he is served by a number of sea-spirits, some of whom are human in shape, while others partake more or less of the nature of fish. On ordinary occasions animals are sacrificed to Olokun, but when the condition of the surf prevents canoes from putting to sea for many days at a time, In ancient times a human victim was offered to appease him. It is said that such sacrifices have been made in recent times, even at Lagos, by the people of the Isaleko quarter, who are chiefly worshippers of Olokun. The sacrifice was of course secret, and according to native report the canoemen used to watch by night till they caught some solitary wayfarer, whom they gagged and conveyed across the lagoon to the sea-shore, where they struck off his head and threw the body into the surf.

A myth says that Olokun, becoming enraged with mankind on account of their neglect of him, endeavoured to destroy them by overflowing the land; and had drowned large numbers when Obatala interfered to save the remainder, and forced Olokun back to his palace, where he bound him with seven iron chains till he promised to abandon his design. This, perhaps, has reference to some former encroachment of the sea upon the low-lying sandy shores, which are even now liable to be submerged at spring-tides.[1]

Olokun has a wife named Olokun-su, or Elusu, who lives in the harbour bar at Lagos. She is white in colour and human in shape, but is covered with fish-scales from below the breasts to the hips. The fish in the waters of the bar are sacred to her, and should anyone catch them, she takes vengeance by upsetting canoes and drowning the occupants. A man who should be so ill-advised as to attempt to fish on the bar would run a great risk of being thrown overboard by the other canoemen. Olokunsu is an example of a local sea-goddess, originally, as on the Gold Coast at the present day, considered quite independent, being attached to the general god of the sea, and accounted for as belonging to him.

Yoruba Fokelore

Ten Goldsmiths

A Goldsmith in a small village had ten sons, to all of whom he taught his trade. In time they became skilful craftsmen, and when the old man was dying he called the ten around him and addressed them thus:

My sons, in this small village there is certainly not enough work for ten goldsmiths. I have therefore decided that the most skilful of you shall remain here in my place, while the rest must go out into the world and seek their fortunes elsewhere.

At this all the sons exclaimed that the plan was good, but who was to say which of them was the most skilful? The old man smiled and answered:

I have thought of this also. I shall allow you all a month in which to make some article of gold, and at the end of that time I will judge which has been most skilfully executed.

The ten sons immediately set to work to fashion some article, and all displayed great industry during the allotted space of time. At the end of the month they came to their father, as he lay dying on the ground, and placed before him the articles they had made.

One had made a chain of fine gold, every link of which was the perfect shape of an elephant; another had made a knife, beautifully ornamented; another a little casket; another a ring representing serpents twisted together, with shining scales; another a water-pot of pleasing shape; and so on.

The old man smiled with pleasure to see what the industry of his sons had accomplished, but when he counted the articles before him, he found there were only nine. When he found that one of his sons had produced nothing, he was angered, especially when this proved to be the eldest son, whom he had secretly thought to be more skilful than his brothers. After bitterly reproaching this son, whose name was Ayo, for his laziness, the father prepared to give his decision on the work of the other brothers; but Ayo suddenly stepped forward and begged him to wait for another hour before making his choice.

Meanwhile, Father, said he, let us sit round the fire all together for the last time, parching corn and telling stories.

This was how the family spent their time in the rainy season, and all gladly consented.

As they seated themselves upon the ground, the father took up a full ripe ear of corn which lay near him. What was his astonishment when he tried to pick the grains to discover that it was made of gold!

For this was what Ayo had made, and he had prepared a little trick to test the perfection of his work. So skilfully was it executed that all had been deceived, thinking it a real ear of corn, and on this account the father and nine brothers all agreed that Ayos work was certainly the best.

Thus Ayo took his fathers place, and the rest set out in different directions to seek their fortune.

Ifa Related

La Historia De La Letra del Ano

Historia de la Ceremonia de la Letra del Año


La Ceremonia de la Letra del Año es el evento religioso más importante que se lleva a cabo por los Babalawos, tanto en Cuba como en Nigeria, aunque en fechas diferentes, por lo que debe ser del conocimiento de todas las personas que se preocupan por la cultura Yoruba.

No cuestionamos, ni cuestionaremos jamás lo que hacen los hermanos de las diferentes ramas religiosas dentro de su Ilé Osha, tanto en Cuba como en el mundo; pues merecen todo respeto y consideración hacia la identidad y diferenciación que puedan tener según sus códigos culturales.

Cuba es el territorio donde mejor se conservan las tradiciones culturales de esta religión que nos fuera legada por nuestros ancestros esclavos traídos desde África a finales del siglo XVIII. Esto se debe en gran medida a los esclavos pertenecientes a la etnia Yoruba, en específico los de las religiones de los Orishas e Ifá. En nuestro país esta religión es considerada como Religión Cubana de Origen Africano teniendo en cuenta, a través de la historia, los elementos tradicionales rescatados por nuestra población religiosa; elementos que han sido conservados y revitalizados y que por su apego popular han llegado a formar parte de nuestra cultura y de nuestra identidad nacional.

Esta religión, como la vida ha demostrado, se ha trasladado desde Cuba a cualquier región o país del mundo, de una forma natural y espontánea sin perjudicar la religión en general. Por el contrario, ha tenido un intercambio que le da riqueza a la religión y a la cultura, pues exportar una tradición como esta que se caracteriza por no hacer proselitismo "la convertirá en la religión del Siglo XXI", como expresara el Prof. Wande Abimbola (AWISE ABAGE, Inspector general de la religión Yoruba en el mundo), expresión con la que estamos completamente de acuerdo.

Nuestra Institución ha estado luchando desde hace muchos años por la unidad de todos los practicantes de la Regla Osha e Ifá del mundo en los aspectos más importantes y generales donde la Letra del Año tiene un papel fundamental.

En cuanto a este último aspecto hemos tratado de unificar a todos los religiosos sin lograr hasta el presente un resultado final. Esto es debido a que los patrones de cada practicante en ocasiones se vuelven absolutistas y es posible que no se haya pensado en que al rechazar la unificación y no tomar una decisión positiva no se hayan tenido en cuenta las dificultades que ocasionan. Y no sólo atañen a una persona, a un grupo institucional o familiar, sino que se daña una religión que nos fue legada por nuestros antepasados y forma parte del patrimonio que debemos respetar y preservar seriamente.

Se ha tratado de hacer un trabajo de unificación para llegar a un consenso en cuanto a la Letra del Año. Nos referimos a un sistema adivinatorio de probabilidades y es por esta razón que cada ceremonia da por resultado la regencia de distintos Orishas y odun en el año. Las personas, creyentes y no creyentes, se ven confundidas, no saben en quien creer, ni por cual letra regirse. Lo que hace que pierda credibilidad, prestigio y se considere que a nuestra religión le falta seriedad, respeto y la unión por la que luchamos.

Historia
Desde sus inicios las investigaciones cuentan que la Letra del Año comenzó a sacarse a finales del siglo XIX, sin poder precisar la fecha exacta. Por datos y documentos se nos revela que Babalawos procedentes de las diferentes ramas religiosas existentes en el país comenzaron a reunirse para efectuar con todo rigor las ceremonias establecidas, que concluían el primero de enero con la apertura del la Letra del Año.


A través del Oráculo de Ifá se daban a conocer las orientaciones y recomendaciones que debían cumplirse durante ese año, con el fin de evitar o vencer los obstáculos y las dificultades. Por esta razón la primera Letra del Año que se realizó en Cuba la efectuó el Babalawo Remigio Herrera, Obara Meyi, Adeshina, de origen africano, apoyado fundamentalmente en cinco de sus ahijados, a saber:

Marcos García Ifalola Baba Ejiogbe
Oluguere   Oyeku meji
Eulogio Rodríguez Tata Gaitán Ogundafun
José Carmen Batista   Obeweñe
Salvador Montalvo   Okaran Meji
Bernardo Rojas   Ireteuntendi

Es bueno señalar que algunos de los ahijados de Adeshina tenían como Oyurbona a Oluguere que era también de origen africano.

En el año 1902, por problemas de salud de Adeshina, Tata Gaitán asume la responsabilidad de la Letra del Año apoyado por los Babalawos antes mencionados y participando además:

SecundinoCrucet Osaloforbeyo
Bernabé Menocal Baba Ejiogbe
Quintín Lecón García Oturaniko
José Asunción Villalonga Ogundamasa


Igualmente contó con la participación de casi todos los Babalawos de esos tiempos. Aunque la ceremonia siempre se realizaba con la mayor discreción posible y en privado; ya que en el gobierno imperante, todo este tipo de prácticas de creencias africanas estaban consideradas como un delito común dentro del código penal. Por esta razón en algún que otro año se trató de disminuir la participación masiva de Babalawos y se invitaban a los jefes de familia con sólo uno de sus ahijados.


El 9 de mayo de 1959 fallece Bernardo Rojas y su sucesor, el Dr. José Herrera, hereda las deidades de Adeshina y la responsabilidad de la Letra del Año. Tomando en consideración que Joaquín Salazar era el Babalawo mayor y Obá de la rama, el Dr. Herrera le cede la dirección de la apertura del año; llevándose a cabo con la misma efectividad y rigor religioso que las anteriores ceremonias correspondientes a la Letra del Año.

Las actividades en estos años fueron realizadas bajo la dirección de Joaquín Salazar y la rama Adeshina, representada por el Dr. José Herrera.

Posteriormente Joaquín Salazar y otros mayores se dieron a la tarea de reorganizar nuevamente las ramas tradicionales existentes. De esta forma se volvió a ampliar la participación en la Letra del Año a todos los Babalawos. Es así como fueron llamadas, entre otras, las ramas que siguen a continuación:

Rama Nombre Signo Representación Signo Ifabi
Francisco Villalonga Ogunda Kete Ángel Villalonga Ogundaleni
Adeshina Remigio Herrera Obara Meji Fernando Molina Baba Eyiogbe
Ño Karlo Adebi Ojuani Boka Ángel Padrón Baba Eyiogbe
Pericón Pérez Ogbe Yono Alejandro Domínguez Osa Guleya



La letra que se interpreta en la ACYC hace ya algunos años, es la realizada por los Babalawos del país con mayor cantidad de años de iniciados y que desde su comienzo lo han hecho de forma ininterrumpida hasta la actualidad.

Las ramas más tradicionales del siglo XIX y del comienzo del XX estuvieron dirigidas por Babalawos africanos que después delegaron esta responsabilidad en sus sucesores cubanos.

No pretendemos centrar ni establecer tradiciones, sino defender la legitimidad de las ya existentes, transmitidas de generación en generación.

Nos satisface sobremanera que la Santería, "Regla Osha e Ifá, fructifiquen en cualquier territorio del mundo, con la misma fuerza que lo han hecho otras Religiones Cubanas de Origen Africano, que son las que hoy constituyen su fortaleza, como son por citar algunas, el vodú y el palo monte, siempre y cuando no exista en su trasfondo una base de proselitismo y el ánimo de lucro y comercialización.

Aprovechamos la oportunidad para dar a conocer nuestra inconformidad con el sacrificio público de animales, que realizan muchas personas en cualquier latitud en distintos festivales, eventos, espectáculos, videos etc., por una razón muy sencilla pero fundamental, no creemos que para llevar a cabo estos menesteres públicos de envergadura sea necesario llegar al sacrificio de animales, máxime cuando nuestra religión cuenta con tantas bellas manifestaciones y expresiones culturales posibles de exhibir..

Somos de la opinión que aquellos que se han prestado para ofrecer este tipo de actividades, no tienen bien definida su religiosidad, pues debemos tener muy presente que no todos los elementos de la cultura y la religión de un pueblo son comercializables, así como que no todos los habitantes del planeta deben tolerar la realización de un tipo de espectáculo de esta envergadura, pues su visión sobre esta cuestión es bien diferente y en ocasiones muchos son afiliados de asociaciones protectoras de animales, lo que conlleva a que su opinión sobre estos actos sea denigratoria, lo que en lugar de enriquecer nuestra cultura la lleva a su detrimento.

La Historia de la humanidad refiere, que todas las religiones en sus inicios sacrificaban seres humanos, pasando posteriormente de acuerdo a su mitología y patrones al sacrificio de animales, los que posteriormente fueron sustituidos por algún elemento que suplantara este sacrificio, no siendo el caso de las religiones de origen africano que hasta nuestros días siguen utilizando en su ceremonial secreto el sacrificio de animales.

Muchas son las personas que equivocadamente o erradas se aprovechan ahora de la popularidad que ha adquirido esta religión en Cuba y nos atrevemos a decir que en el mundo, para utilizarla como medio de lucro y de enriquecimiento, cuando anteriormente estás mismas personas la consideraban como cosas de negros, de personas atrasadas y de oscurantismo.

Sepan que le reservamos gran respeto a todas las religiones con las que cuenta la humanidad, que no nos preocupa que alguien que no se respete, hable mal de otra religión para que la suya prevalezca, al contrario nos da pena de que alguien tenga que utilizar este medio para que su religión florezca pues eso deja mucho que desear y se puede interpretar que su religión no está lo suficientemente fuerte ni tiene principios sólidos que sustentar.

El respeto es la base de la vida y cada persona es libre de escoger su credo y su línea a seguir ya que entre los seres humanos debe primar el respeto y no el intrusismo en la vida de cualquier semejante sea profesional o no, y en mayor medida si se trata de su fe religiosa.

Somos creyentes de una de las religiones más antiguas con las que cuenta la humanidad, ya que hoy en día se conoce que el lugar donde hubo vida humana por primera vez en la existencia de la humanidad fue en el continente africano y precisamente en la ciudad sagrada de los Yoruba (Ilé Ifé), procuraremos que esta no sea manipulada y ni sea objeto de espectáculo sólo porque a algunos les interese hacerlo.


JUNTA DIRECTIVA ASOCIACIÓN CULTURAL YORUBA DE CUBA

This article is reprinted with the permission of the Cuban Yoruba Cultura Association.
I invite you to visit their website directly at CubaYoruba

 
Welcome to Our Website

Google

These Ads are selected by Google, and help defray the cost of the website.